Cambio climático y derechos humanos: ¿qué papel juegan las empresas?

Las empresas son percibidas actualmente como parte del problema y no de la solución. Sin embargo, juegan un papel primordial en la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y la construcción de un mundo mejor.

Planeta 2030

DERECHOS HUMANOS Y TRABAJO
DERECHOS HUMANOS Y TRABAJO

La visión del Pacto Mundial, la iniciativa de Naciones Unidas que conecta los derechos humanos con el sector empresarial, es clara: si quieren reducir sus impactos negativos sobre los derechos humanos, las empresas deben actuar de forma responsable e implementar en sus estrategias comerciales los Diez Principios del Pacto Mundial. Para ello, Naciones Unidas aprobó en 2011 los llamados Principios Rectores sobre Empresas y Derechos Humanos, el primer marco de referencia mundial para impulsar el respeto a los derechos humanos por parte de las empresas.

Estos Principios Rectores establecen tres pasos que las empresas deben seguir para respetar los derechos humanos en sus actividades. A saber: la creación de una política de compromiso con los derechos humanos; la identificación, mitigación y prevención de sus potenciales impactos sobre los derechos humanos, a través de un proceso de debida diligencia; y el establecimiento de mecanismos de reclamación a nivel operacional para dar solución a los impactos generados y reparar a las víctimas.

“Si todas las empresas del mundo integraran plenamente los Diez Principios del Pacto Mundial en sus estrategias diarias y en su cultura corporativa, estaríamos bien encaminados hacia la consecución de los Objetivos Mundiales para 2030”, ha declarado Lise Kingo, directora ejecutiva del Pacto Mundial de Naciones Unidas.

Sin embargo, los resultados no son hoy día alentadores. Según la encuesta que EIRIS, agencia de rating social y medioambiental, realizó sobre 4.585 empresas en 60 países, la puntuación global obtenida por dichas empresas en relación con el respeto a los derechos humanos fue de 33 puntos sobre 100 posibles. Las empresas con sede en Europa fueron las que mejores resultados alcanzaron, en especial las francesas, con 53 puntos sobre 100. Las españolas lograron 45 puntos.

Según el estudio Comunicando el Progreso 2018, realizado por la Red Española del Pacto Mundial, el 82% de las empresas españolas adheridas a la iniciativa cuentan en la actualidad con políticas en derechos humanos. La cifra baja al 62% en el caso de las pymes. Solo el 7% de las empresas españolas adheridas al Pacto Mundial evalúan sus impactos en derechos humanos.

En junio de 2017 el gobierno español aprobó el Plan Nacional sobre Empresas y Derechos Humanos, cuya actualización deberá realizarse en 2020. Los datos reflejan que los Principios Rectores no han sido implementados de forma amplia en el sector empresarial ni por parte del gobierno.

A nivel mundial, solo 22 países del total de 193 que forman Naciones Unidas cuentan con un plan nacional en esta materia.

Para ver los Diez Principios Rectores del Pacto Mundial: https://www.pactomundial.org/

Los mejores vídeos