Camerún cancela la tala del bosque de Ebo

Afortunadamente, el gobierno de Camerún ha dado marcha atrás en su decisión de abrir a la tala casi la mitad del bosque de Ebo, punto clave de biodiversidad en África central.

Planeta 2030

El gobierno de Camerún ha anunciado la cancelación del plan para talar cerca de 70.000 hectáreas del bosque Ebo tras las fuertes críticas de comunidades indígenas, grupos conservacionistas y científicos.

Este ecosistema es uno de los últimos bosques intactos en África central y un punto caliente de biodiversidad, que alberga cientos de especies raras de plantas y animales, incluido el chimpancé de Nigeria-Camerún, el gorila occidental y las ranas gigantes.

En julio, el primer ministro de Camerún, Joseph Dion Ngute, firmó un decreto que convirtió la mitad del bosque de Ebo en una “unidad de gestión forestal”, permitiendo al gobierno vender concesiones de tala. Pero el 11 de agosto, Ngute, bajo la dirección del presidente Paul Biya, retiró el decreto, suspendiendo cualquier plan de tala, según Afrik21. El presidente Biya también ordenó una demora para reclasificar 65.000 hectáreas adicionales del Ebo, que potencialmente podrían haber abierto aún más bosques para la tala.

Además del Decreto inicial (70.000 ha), el gobierno planteaba reclasificar 60.000 ha más

La "intervención del gobierno para detener la destrucción inminente de este bosque único es muy bienvenida", dijo Bethan Morgan, directora del Programa Global de África Central del Zoológico de San Diego que ha trabajado para proteger a los grandes simios del bosque, en un comunicado. "Esperamos que la comunidad internacional aproveche esta oportunidad de trabajar con el gobierno de Camerún para hacer de Ebo un escaparate para la conservación a largo plazo en armonía con comunidades muy amenazadas".

Además de su rica biodiversidad, el bosque de Ebo, ubicado en el suroeste de Camerún, es cultural y socialmente importante para el pueblo indígena Banen, que lo considera su sagrado hogar ancestral. Los Banen fueron expulsados del bosque en la década de 1960, pero se establecieron a pocas millas de sus fronteras y todavía dependen de él para obtener alimentos y medicinas. La comunidad ha luchado durante décadas para regresar a sus aldeas nativas. “Siempre hemos vivido en armonía con este bosque y su diversidad, pero la gente solo quiere ganar dinero”, dijo a The Guardian el jefe Victor Yetina, un gobernante de los Banen. “Gran parte de nuestra historia todavía se puede encontrar en el bosque. Aún puedes encontrar nuestras plantaciones de cacao, incluso después de 60 años. Nuestros muertos están enterrados allí ".

Los grupos conservacionistas y los líderes indígenas acogieron con agrado la retirada del decreto, pero advirtieron que el futuro del bosque Ebo sigue sin estar claro. "Esta decisión debe ser el primer paso hacia el reconocimiento de los derechos de Banen y la protección del bosque", dijeron Yetina y Ekwoge Abwe, gerente del Proyecto de Investigación Forestal Ebo del Zoológico de San Diego, en un comunicado conjunto. "Hacemos un llamamiento al gobierno de Camerún para que se adhiera a sus compromisos internacionales y promueva el mapeo participativo y la planificación del uso de la tierra con las comunidades locales".

Archivado en:

Los mejores vídeos