¿Cómo reducir en un cuarto de millón de toneladas las emisiones de CO2 del sector marítimo?

El sector de transporte marítimo es uno de los que más emisiones contaminantes de CO2 produce, y su papel esencial en el abastecimiento global promueve nuevos estudios y soluciones como la desarrollada desde la Universidad de Southampton, capaz de reducir considerablemente estas emisiones.

Planeta 2030

Investigadores de la Universidad de Southampton y Shell Shipping and Maritime han desarrollado una aplicación predictiva que ayuda a los capitanes a responder a las condiciones cambiantes del mar a través de un panel de mandos digital, lo que puede producir una disminución de emisiones contaminantes de CO2 de hasta un cuarto de millón de toneladas.

La aplicación Just Add Water, o JAWS, interpreta el calado y los ángulos de asiento del barco para optimizar la cantidad de combustible y potencia necesaria en cualquier situación.

El sistema ha sido probado en una flota de más de una docena de buques gaseros de 300 m de eslora durante 12 meses, registrando acumulativamente el ahorro de 250.000 toneladas de emisiones de CO2, equivalente a un ahorro de combustible de 90 millones de dólares.

El sistema fue desarrollado por la estudiante de investigación de posgrado Amy Parkes durante su doctorado en el grupo de investigación de Ingeniería Marítima, trabajando desde la universidad de Southampton y Shell.

"Los buques gaseros, por superficie, se ven muy afectados por el viento, las olas y las corrientes, lo que influye en gran medida en la potencia necesaria para sus travesías", dice Amy. “Estos barcos pueden tener un nivel alto o bajo de carga, lo que influye en la sección sumergida y su resistencia al avance, tener diferentes ángulos de asentamiento y más o menos incrustaciones de organismos en el caso, lo que afecta la cantidad de energía utilizada para moverse”.

"Se han recopilado una enorme cantidad de datos de estos buques y esta aplicación está diseñada para monitorear y adaptarse a estas variables para ahorrar energía sin cambiar la velocidad general del barco".

"A través del aprendizaje automático de la aplicación, ahora es posible analizar los datos de implementaciones anteriores y predecir los próximos en función de la configuración anterior, creando un proceso que es mucho más fácil de usar", dice ella. “Esto solo es posible debido a la capacidad de recopilar datos más precisos a un ritmo mucho más rápido.

"Una vez que la tecnología se haya desarrollado aún más, pretendemos que el panel de mandos digital monitoree el estado del barco junto con las condiciones climáticas y realice ajustes de forma autónoma".

Amy presentó los hallazgos de la investigación de aplicaciones en la conferencia AI UK realizada por el Instituto Alan Turing en junio. Su proyecto de doctorado, supervisado por el profesor Dominic Hudson y el Dr. Adam Sobey, se completará en noviembre.

El Centro para Futuros Marítimos se lanzó oficialmente el otoño pasado tras una donación de 1.5 millones £ por parte de Shell Shipping & Maritime, la mayor en la historia de la Universidad. Se está desarrollando un programa sostenible de investigación mientras promueve a los mejores ingenieros y técnicos para la industria marítima, a través de proyectos de masters y doctorados junto con el desarrollo profesional continuo.

Archivado en:

Los mejores vídeos