¿Cómo saber si tendremos medusas este verano?

Un estudio permite entender mejor los factores ambientales que determinan la reproducción de una de las medusas más frecuentes del Mediterráneo.

Estadío temprano en el desarrollo de Pelagia noctiluca. Foto: Laura Leyva / IEO
Estadío temprano en el desarrollo de Pelagia noctiluca. Foto: Laura Leyva / IEO

Científicos del IEO han estudiado durante seis años cómo afectan las condiciones ambientales a la distribución y abundancia de las primeras fases de la vida de Pelagia noctiluca, una medusa conocida como clavel, muy frecuente en el Mediterráneo y que en ocasiones forma blooms de cientos de individuos que llegan a las playas.

Los resultados, publicados en la revista Marine Ecology Progress Series, suponen un avance importante en el conocimiento de la ecología reproductora de esta especie que permitirá entender mejor sus cambios poblacionales, así como las causas que contribuyen a la aparición masiva de individuos observados en el mar Mediterráneo occidental durante las últimas décadas.

La recogida de muestras se realizó a principios de verano, cuando el agua cálida favorece la fecundidad y crecimiento de las medusas, pero la escasez de alimentos limita su reproducción y supervivencia.

El estudio ha combinado el análisis de estas muestras, tomadas en el marco de las campañas oceanográficas del proyecto ’Bluefin tuna’ -coordinadas por el Centro Oceanográfico de Baleares del IEO y la ICTS SOCIB- con datos de satélite.

Aunque la mayor abundancia de alimento se encuentra en capas de agua intermedia, los investigadores han confirmado que las fases tempranas de Pelagia nocticula permanecen en las capas más superficiales de la columna de agua, donde la temperatura cálida favorece su crecimiento y desarrollo.

Además, han demostrado que estas pequeñas medusas son más abundantes en zonas con alta concentración de clorofila superficial, la cual determina el 90% de los cambios en su abundancia anual alrededor de las Islas Baleares.

La clorofila superficial determina el 90% de los cambios en su abundancia anual en Baleares

Los autores concluyen que los años en que la temperatura del agua es más cálida durante los meses de invierno y primavera, combinado con la prolongación de los afloramientos primaverales de algas microscópicas, favorecen el éxito reproductivo de Pelagia noctiluca.

Dado que el calentamiento global hace que el agua sea cada vez más cálida y, como consecuencia, los afloramientos primaverales se alargan cada vez más, este mecanismo puede explicar el aumento de llegadas masivas de Pelagia noctiluca a las costas del Mediterráneo occidental en las últimas décadas.

Estos resultados representan una contribución importante a la comprensión de la ecología reproductora de Pelagia noctiluca y de los factores que influyen en sus cambios poblacionales, lo que supone un paso fundamental a la hora de predecir los blooms de esta medusa”, concluye Ottmann.

Los mejores vídeos