El coronavirus COVID-19 también está en nuestras basuras, ¿qué debemos hacer con ellas?

La pandemia del coronavirus COVID-19 también afecta a nuestros residuos y existe una regulación sobre éstos que debe ser seguida y respetada por todos como parte del programa de contención del virus, y que se hace necesaria en el caso de estar enfermos o convivir con ellos.

Frente al coronavirus, tan importante es la higiene personal como la gestión de los residuos generados. Foto: iStock
Frente al coronavirus, tan importante es la higiene personal como la gestión de los residuos generados. Foto: iStock

Si estamos o convivimos con enfermos por el coronavirus COVID-19, deberemos extremar las precauciones, no sólo de higiene para evitar el contagio, sino también en lo que se refiere a la gestión de los residuos generados.

El Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico ha comunicado a las Comunidades Autónomas y a la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), que a su vez ha dado traslado a las entidades locales, unas recomendaciones sobre la gestión de residuos domésticos procedentes de hogares con personas aisladas/en cuarentena por COVID -19. Dado que la gestión de residuos es competencia autonómica y de entidades locales, se trata de unas directrices de buenas prácticas, que han sido debatidas previamente con todas las autoridades competentes, incluidas las administraciones autonómicas y la FEMP, atendiendo al principio de precaución. 

Las recomendaciones afectan tanto al manejo domiciliario de los residuos, siguiendo lo aconsejado por el Ministerio de Sanidad, como a la gestión de la bolsa con los residuos del paciente. 

¿Cómo debemos proceder en nuestros domicilios?

En la habitación del enfermo deberá colocarse una papelera para su uso individual, preferiblemente con tapa y pedal, y utilizar una bolsa de cierre hermético para poder cerrarla completamente antes de sacarla de la habitación.

A esta papelera (bolsa 1) irá todo el material desechable utilizado por la persona enferma y sus cuidadores (guantes, pañuelos, mascarillas), el equipo de protección individual (EPI) del personal sanitario (excepto gafas y mascarilla) y cualquier otro residuo del paciente. 

Las mascarillas y las gafas del personal sanitario se deben retirar fuera de la habitación del paciente, donde también habrá un recipiente a tal efecto, de características similares a las descritas anteriormente y con bolsa de plástico de cierre hermético (bolsa 2).

Después de cada depósito de residuos en estas bolsas, éstas deberán cerrarse y descartarse de la siguiente manera: la bolsa 1 se introducirá en la bolsa de basura destinada a contener la fracción resto (bolsa 2), que también se cerrará herméticamente.

¿Dónde tirar los residuos contaminados por el coronavirus COVID-19?

La bolsa 2 se depositará exclusivamente en el contenedor de fracción resto, estando terminantemente prohibido depositarla en los contenedores de recogida separada de cualquiera de las fracciones separadas (orgánica, envases, papel, vidrio o textil) o su abandono en el entorno.

La fracción resto recogida:

• se destinará directamente a vertedero o incineración sin proceder a la apertura manual de las bolsas, si ello es posible.

• en caso de que sea necesario el tratamiento previo, dicho tratamiento se realizará de forma automática evitando la apertura manual de las bolsas. 

La recuperación de materiales solo se realizará de forma automática; para extremar la seguridad, las autoridades competentes podrán acordar que los materiales queden almacenados durante al menos 72 h.

Tanto para la recogida de residuos como en todas las plantas que reciban esas bolsas se desarrollarán protocolos específicos para la protección de los trabajadores o se revisarán los existentes con el mismo objetivo y se dotará de los equipos de protección individual (EPI) necesarios para los trabajadores.

Se podrán establecer recogidas diferenciada de las bolsas (tipo 2) procedentes centros/lugares donde se dé un elevado nivel de afectados por COVID19 (residencias, hoteles hospitalizados, etc.) mientras dure la crisis. Estas bolsas se identificarán externamente y de manera fácil (por ejemplo, mediante cinta aislante o similar) y se depositarán conforme a la forma que establezcan las autoridades responsables de la recogida de residuos. Estas bolsas se gestionarán de la misma forma que se ha mencionado anteriormente.

Archivado en:

Los mejores vídeos