El coronavirus no evita que alcancemos un nuevo récord histórico en emisiones de CO2

En unos días alcanzaremos la concentración máxima anual de CO2 en la atmósfera, la mayor jamás registrada, ya que cada año continua subiendo sin parar. Como era de esperar, será superior a la registrada el año pasado, 2019, en algo más de 2 partes por millón.

Nuevo record de emisiones contaminantes.
Nuevo record de emisiones contaminantes.

Según informa el Centro de Investigación Atmosférica de Izaña (CIAI), de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), es inevitable que en los próximos días, como cada año en las últimas décadas, volvamos a alcanzar un nuevo récord histórico en emisiones de CO2 a la atmósfera.

Y es que a pesar de que la práctica totalidad del mundo a frenado su actividad debido al coronavirus y, por tanto, sus emisiones de CO2, la aparente disminución de la contaminación apenas incide en nuestras emisiones globales, que no dejan de aumentar año tras año y lo seguirá haciendo en las próximas décadas.

Los expertos estiman que la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero a causa de la pandemia del coronavirus CIVID-19 será de un 25% a nivel mundial, una cantidad que no es significativa y no frenará las cifras de contaminación global, como no lo hicieron otras crisis anteriores.

El CO2, así como otros gases de efecto invernadero, son acumulativos y tienen una vida de más de 50 años hasta que se disipan, por lo que hoy medimos las emisiones que se han ido produciendo y vertiéndose a la atmósfera durante los últimos 50 o 60 años, manteniendo una curva ascendente en su presencia.

En lo único que podemos apreciar el parón del coronavirus es en la calidad del aire, que ha mejorado sustancialmente sobre todo en las grandes ciudades, debido al desplome de emisiones de gases activos como el nitrógeno, NO2.

Según los datos del CIAI, en abril de 2019 la concentración media diaria de CO2 en la atmósfera alcanzó las 415 partes por millón. Y el pasado 8 de abril, el observatorio de Mauna en Hawai, que presenta una curva gráfica muy similar a la del CIAI, registró una media diaria de 417 ppm de CO2, por lo que se espera que en los próximos días las mediciones del observatorio canario arrojen unas cifras similares, confirmando las previsiones de subida de 2 ppm.

¿Por qué en esta época del año?

El hecho de que estas cifras máximas de concentraciones de CO2 se de en esta época del año es debido a que el conjunto de bosques que abarca más superficie del planeta, el bosque boreal, se encuentra en el hemisferio norte, al norte de Europa, Rusia, Canadá y Estados Unidos, y es ahora cuando se encuentra aletargado y congelado por el invierno.

A partir del mes de mayo, cuando estas reservas naturales comienzan a reactivarse empiezan a consumir grandes cantidades de CO2 al tener más horas de sol y temperaturas más suaves, aumenta su capacidad como sumidero natural de CO2 más importante del planeta junto a otros bosques como el Amazonas, los bosques tropicales de África y el sureste asiático, así como el océano, que también es un gran sumidero natural de CO2, entre otros.

A pesar de la mínima incidencia del descenso de emisiones durante la pandemia de coronavirus COVID-19, apenas un 6% de las emisiones globales, sí queda claro que nuestro esfuerzo para reducir las emisiones a cero a mediados de siglo debe ser máximo. Es un buen momento para reflexionar y analizar las vías de actuación para mitigar el aumento de temperatura del Planeta a 1,5º.

Los mejores vídeos