Cuenta atrás para definir los nuevos objetivos de emisiones contaminantes

Tras el anuncio de la Comisión Europea de un aumento de objetivos en la reducción de emisiones contaminantes, arrancan los debates para que cada país adopte y remita a Naciones Unidas, antes de finalizar el año, un nuevo objetivo en línea con el calendario previsto en el Acuerdo de París.

Planeta 2030

Teresa Ribera ha trasladado en el Consejo Informal de Ministros de Medio Ambiente de la UE el apoyo de España a la propuesta de la Comisión de incrementar el objetivo comunitario de reducción de emisiones de hasta, al menos, un 55% en 2030 con respecto a 1990, en línea con la meta que España ha defendido y promovido.

“Con arreglo al estudio de impacto presentado por la Comisión Europea, el incremento del objetivo de reducción de emisiones no sólo es una obligación ante Naciones Unidas, sino un paso imprescindible para reubicarnos en el escenario más eficiente de cara a la completa descarbonización de la economía europea”, ha subrayado la vicepresidenta.

Ribera ha incidido en la necesidad de que esta transición “se haga con la mayor equidad y eficacia, desarrollando mecanismos de acompañamiento a los sectores y los territorios”, y ha emplazado a todos los actores públicos y privados a formar parte activa de este proceso. “Tenemos que aprovechar las oportunidades para la industria y para la sociedad europea, para la innovación y el conocimiento, pero también facilitar la solidaridad entre países y con los colectivos más afectados por la transformación hacia una economía plenamente descarbonizada”, añade.

Alcanzar la neutralidad climática es posible en términos económicos y beneficioso

En este Consejo de Ministros informal, convocado por la presidencia alemana, los ministros han debatido por primera vez la propuesta de la Comisión Europea de aumentar el objetivo de reducción de emisiones. Sobre este aspecto, la vicepresidenta señala que el incremento de la ambición “es necesario para alcanzar el objetivo de neutralidad climática en 2050 y que, a la vista del análisis de la Comisión, es posible en términos económicos y beneficioso para Europa y sus ciudadanos”. En este sentido, Ribera ha subrayado que “desarrollar las estrategias adecuadas será clave para nuestra industria y nuestro sector privado, y permitirá aprovechar adecuadamente los recursos sin precedentes que se van a movilizar en el Plan de Recuperación en Europa”.

Tras el anuncio de la Comisión y la presentación de la evaluación del impacto de aumentar el objetivo climático de la UE, con esta reunión de ministros arrancan los debates que permitirán que los líderes europeos adopten y remitan a Naciones Unidas, antes de finalizar el año, un nuevo objetivo de reducción de emisiones (NDC, por sus siglas en inglés -Nationally Determined Compromise), en línea con el calendario previsto en el Acuerdo de París.

Antes de final de año cada país deberá remitir a Naciones Unidas sus nuevos objetivos

En este contexto, Ribera ha señalado la importancia de trabajar con la Comisión para desarrollar, de forma expeditiva, las medidas de implementación que sean necesarias para que la UE facilite el cumplimiento del nuevo objetivo a 2030, asegurando los cambios necesarios a nivel sectorial y garantizando una transición justa para las personas, los sectores y los territorios.

Archivado en:

Los mejores vídeos