¿Cuántos objetivos de desarrollo sostenible cumple España?

La publicación del Sustainable Development Report 2019, el informe global que mide el grado de cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) aprobados en 2015, muestra que hemos avanzado mucho, pero aún nos queda por hacer.

Planeta 2030

Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)
Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)

Es triste pero es real. Ningún país, incluido España, está en condiciones hoy por hoy de alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) contemplados en la Agenda 2030. Y aunque hemos mejorado cuatro puestos en el índice global de cumplimiento desde la puesta en marcha en 2018 del primer Plan de Acción para su implementación, aún estamos lejos de la posición ideal. En estos momentos ocupamos el lugar 21 de 162 países, con una puntuación de 77,8 sobre 100, por delante de países como Estados Unidos, Israel o Rusia, y muy cerca de Canadá (77,9) e Islandia (79,2).

España muestra pues una tendencia muy positiva, según el Panel de Tendencias ODS. No tiene ninguna flecha de tendencia en rojo, y 12 de 16 objetivos muestran esfuerzos de mejora. Con respecto al SGD Index de 2018, mejoramos en 8 de los 16 puntos analizados. Como nota negativa, señalar que ofrecemos un preocupante estancamiento en los apartados 10, 13, 15 y 17.

Veamos uno por uno nuestro desempeño:

Poner fin a la pobreza extrema. Por fortuna, este es uno los objetivos completamente erradicados en nuestro país. Sin embargo, aún existen problemas graves de pobreza. Según el informe presentado por la Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social (EAPN), analizando datos disponibles en Eurostat y el INE entre 2008 y 2018, España se sitúa por encima de la media europea en casi todos los indicadores. El Indicador Europeo de Pobreza y Exclusión Social (AROPE) habla de una tasa del 26,1%, el séptimo peor escenario de la Unión Europea (UE).

Poner fin al hambre y lograr la seguridad alimentaria. La Encuesta de Condiciones de Vida (INE) muestra que el porcentaje de personas con carencia material alimentaria alcanzó su valor máximo en 2017, afectando al 3,7% de la población. En el otro lado de la balanza, el 25% de la población española sufre de obesidad o tienen problemas de sobrepeso.

Garantizar una vida sana. Estrechamente ligado al objetivo anterior. Se trata de uno de los aspectos en los que nos mostramos más fuerte gracias a la promulgación en 2018 del Real Decreto-Ley 7/2018 sobre el acceso universal al Sistema Nacional de Salud.

Garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad. Somos el país de la UE con mayor tasa de abandono escolar. El 17,9% de los jóvenes entre 18 y 24 años abandonaron de forma prematura sus estudios. El objetivo de la UE para 2020 es que este porcentaje se sitúe por debajo del 15% entre los países miembros. El porcentaje marcado por Naciones Unidas para 2030 es de menos del 10%.

Igualdad de género. Considerado como un reto de naturaleza transversal, el objetivo de igualdad de género sigue siendo una asignatura pendiente en España. A pesar de los esfuerzos realizados desde todos los ámbitos, la violencia contra las mujeres persiste en nuestra sociedad, cobrándose la vida de más de 1.027 mujeres desde 2003. En el terreno laboral, la tendencia es favorable: hay 8,5 millones de mujeres afiliadas a la Seguridad Social y las cifras de paro femenino se han reducido significativamente (16,4% octubre 2019). Aún así, el 50,5% del paro registrado corresponde a mujeres.

Garantizar la disponibilidad y la gestión sostenible del agua. Uno de los puntos donde obtenemos los mejores resultados. El 86% de la población tiene disponible agua con una calidad sanitaria acorde con los parámetros establecidos en la normativa española. El 99,5% del agua es apta para el consumo y el 98,4% de la población está conectada a plantas de tratamiento de aguas residuales. Un pero: el estrés hídrico en España es uno de los mayores de la UE.

Acceso a una energía asequible, segura y sostenible. Junto con el objetivo anterior, uno de nuestros grandes fuertes. Somos, según la International Renewable Energy Agency (IRENA), la décima potencia mundial en energías renovables. Hoy, el 17,5% de la energía que se consume en nuestro país proviene de este tipo de fuentes, según la Asociación de Empresas de Energías Renovables (APPA). Si nos fijamos en las fuentes de generación de electricidad, el 50% del consumo eléctrico procede de fuentes hidráulicas, solares, eólica y termosolar, según Red Eléctrica (REE).

Promover el crecimiento económico sostenido. Con una tasa de desempleo del 13,92%, según la Encuesta de Población Activa (tercer trimestre 2019), es una de las áreas donde nuestro país necesita mejorar. Aún así, puede decirse que tras la crisis el país progresa adecuadamente. El Producto Interior Bruto (PIB) crecerá, según la mayoría de los analistas, entre el 1,8 y el 1,9% este año. Un dato alejado del 2,1% previsto por el gobierno para todo 2019, pero que hace pensar que la economía española ha frenado la senda de la desaceleración en cuanto a su actividad, aunque no en lo que se refiere a la creación de empleo.

Promover la industrialización inclusiva y sostenible. A pesar de tener las infraestructuras propias de una nación moderna y desarrollada, nuestra inversión en I+D está muy por debajo de lo que debería. Por eso puede decirse que avanzamos aquí de forma moderada, pero por debajo de lo que se necesitaría para cumplir lo previsto en 2030.

Reducir la desigualdad en los países y entre ellos. “España es más rica pero es desigual”, la frase de Cristina Gallach, Alta Comisionada para la Agenda 2030, es dura pero elocuente. Mientras ocupamos la decimocuarta posición entre los países con más ultraricos del mundo, por delante de Holanda y Suecia, y somos el octavo país que más millonarios ha ganado en los últimos doce meses, por delante incluso de Canadá, el 26,1% de la población vive en riesgo de pobreza.

Ciudades inclusivas, seguras, resilientes y sostenibles. España presenta un acusado envejecimiento y un alto índice de despoblamiento rural, lo que plantea desequilibrios territoriales importantes. Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), 22 de las 50 provincias españolas presentan este problema, y en 14 es crítico. El desequilibrio rural-urbano es una realidad innegable que hay que abordar de manera decidida en los próximos años. Según Naciones Unidas, somos uno de los países de la UE con mayor porcentaje de población urbana, que alcanza ya hasta el 80%, número que la organización señalaba como alcanzable en 20 años.

Garantizar modalidades de consumo y producción sostenibles. De nuevo un objetivo transversal. Se trata pues de fomentar el uso eficiente de los recursos, es decir, hacer más con menos, y desvincular el crecimiento económico al abuso de los recursos naturales. Sin embargo, el cambio hacia una economía circular se ha estancado en nuestro país, según la Fundación Cotec. Para poder avanzar serán necesarias nuevas tecnologías, procesos, servicios y modelos empresariales que aún están por llegar.

Medidas contra el cambio climático. España es uno de los países con mayor vulnerabilidad al cambio climático. Sectores como la agricultura, el turismo, el agua o la energía son especialmente sensibles. Las autoridades trabajan en este sentido en varias líneas, desde la sensibilización hasta la aplicación de actividades de I+D+i destinadas a promover la generación de conocimiento científico sobre las causas y efectos del cambio climático.

Conservar y utilizar sosteniblemente los océanos. Para alcanzar este objetivo hemos de reducir la contaminación marina de todo tipo, adoptar medidas para restaurar los ecosistemas marinos, minimizar los efectos de acidificación, reglamentar la explotación pesquera y conservar al menos el 10% de las zonas costeras y marinas. Varios ministerios trabajan ya en este campo, especialmente el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) y el Ministerio de Transición Ecológica (MITECO), donde se abordan cuestiones sobre cómo mejorar la gestión y protección de las zonas costeras y los ecosistemas marinos mediante la implementación de las normativas adecuadas. España también participa de forma muy activa en iniciativas internacionales encaminadas a conseguir este objetivo.

Uso sostenible de ecosistemas terrestres. España cuenta con 1.783 espacios naturales protegidos: 15 parques nacionales, 182 parques (natural, periurbano y de conservación y ocio, regional y rural), 238 reservas, 249 monumentos, 57 paisajes protegidos y más de 800 espacios con otras figuras de protección. La Red de Parques Nacionales, que integra 15 espacios en todo el territorio. A eso hay que sumar 75 humedales de importancia internacional, 13 áreas protegidas por el Convenio para la protección del medio ambiente marino del Atlántico del nordeste (OSPAR), 9 Zonas Especialmente Protegidas de Importancia para el Mediterráneo (ZEPIM), 11 Geoparques y 48 Reservas de la Biosfera y una Reserva Biogenética. Para mantener el objetivo planteado por la Agenda 2030, España trabaja activamente en la integración de los valores de los ecosistemas y de la biodiversidad en las estrategias de desarrollo, con especial atención a la utilización sostenible de los recursos genéticos ligados a nuestro patrimonio natural como fuente de innovación en la economía.

Promover sociedades pacíficas e inclusivas para el desarrollo sostenible. La Cooperación Española es la encargada de recoger este penúltimo objetivo para promover la paz, facilitar el acceso a la justicia y crear instituciones eficaces. De las doce metas concretas incluidas en el ODS 16, solo dos tienen fecha de realización para 2030, lo que da idea de su complejidad a la hora de realizar las mediciones.

Revitalizar la Alianza Mundial para el Desarrollo Sostenible. Este apartado es fundamental para conseguir los 16 anteriores. Se busca movilizar los medios de implementación necesarios, tanto financieros como públicos y privados para reforzar la Alianza Mundial para el Desarrollo Sostenible. Su proyección es eminentemente exterior, pero también aplica en cierta media a las políticas nacionales. El compromiso de España se materializa aquí con la proposición no de ley (PNL) aprobada por todos los grupos políticos en el Congreso de los Diputados para no dejar a nadie atrás.

DERECHOS HUMANOS Y TRABAJO

Relacionado

Cambio climático y derechos humanos: ¿qué papel juegan las empresas?

Los mejores vídeos