¿Estamos estigmatizando al transporte aéreo en cuanto a emisiones contaminantes?

Noticias y medidas anunciadas están dibujando un perfil amenazador del transporte aéreo frente al cambio climático y marcándolo como responsable de las mayores emisiones contaminantes, pero a tenor de sus respuestas cabe preguntarse si no estaremos estigmatizando sin base a la aviación.

Macarena Lainez

La creación del Cielo Único Europeo prodía reducir en un 10% las emisiones contaminantes de la aviación.
La creación del Cielo Único Europeo prodía reducir en un 10% las emisiones contaminantes de la aviación.

Esta es la conclusión a la que podemos llegar tras la conferencia organizada por la Sociedad Aeronáutica Española, con la colaboración de Andersen Tax & Legal, en la que el sector se defiende arrojando datos y propuestas que le exculpan de tanta responsabilidad en la realidad de la crisis climática.

Bajo el título  “El Transporte Aéreo y el Cambio Climático: Mitos y Realidades” la ponencia comenzó subrayando, por parte de Juan Manuel Gallego, vicepresidente de la SAE, la importancia de la difusión de este tipo de información con el fin de evitar posibles pasos en falso en cuanto a la regulación del sector aéreo.

Al hilo de ello, Marcos López-Brea, ingeniero experto Medioambiental, subrayó la importancia de analizar el ciclo de vida de cada medio de transporte de forma completa y no sólo de su etapa de uso, con el fin de obtener un análisis correcto del impacto de la huella de carbono. Además, señaló algunos datos como que el sector aéreo representa un 2% de la emisión global de los Gases del Efecto Invernadero (GEI), siendo el sector del transporte completo el responsable del 25% del total de emisiones de GEI. A nivel Europeo, la aviación ostenta la tercera posición en cuanto a nivel de emisión de GEI con un 13,4% frente al 72% del transporte por carretera.

El sector aéreo representa un 2% de la emisión global de los Gases del Efecto Invernadero, siendo el sector del transporte completo el responsable del 25% del total de emisiones

Javier Gándara, Presidente de ALA y Director General de EasyJet, advirtió que “estamos ante un problema global y complejo” y que la solución ante este problema tiene que ser del mismo tipo: global y compleja. Destacó el trabajo por parte de las líneas aéreas por implementar mejoras tecnológicas (biocombustibles), operacionales y de infraestructuras (Cielo Único Europeo), respaldándose en la reducción del 50% de emisiones de CO2 por pasajero transportado en los últimos 30 años.

Y es que las emisiones de la aviación civil en Europa podrían reducirse un 10 % y acortar los tiempos de vuelo si se implementa el Cielo Único Europeo, iniciativa que persigue reformar el fragmentado sistema de gestión del tráfico aéreo en Europa.

Además, Gándara afirmó que la eliminación de vuelos cortos de menos de 500 kilómetros y la subida de impuestos son medidas que no abordan el asunto desde la raíz. Porque las compañías aéreas ya pagan alrededor de 5.000 millones de euros en impuestos, dinero que según Gándara estaría “mejor invertido en ayudar a desarrollar las nuevas tecnologías que de verdad pueden llegar a reducir la huella de carbono”, y que las únicas razones por las que no se implanta este Cielo Único Europeo son sociales y políticas.

Gándara concluía diciendo que “el problema es la emisión de gases de efecto invernadero, no la aviación”, que ya forma parte del estilo de vida de la mayoría de los ciudadanos, y además es indudable su impacto en el turismo (el 80 % de los turistas llegan a España en avión) y en la economía (el 25 % en valor del comercio mundial internacional se mueve por vía aérea).

Alfredo Iglesias, Ingeniero Aeronáutico de la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA) esbozó las estrategias existentes a nivel internacional para luchar contra el cambio climático, al igual que la limitación tecnológica de las mismas. Un ejemplo de estrategia es el Plan de Compensación y Reducción de Carbono para la Aviación Comercial (CORSIA), ya aprobado por la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) como el sistema más adecuado para gravar los efectos medioambientales actuales, ya que “un sistema de impuestos y tasas nacional solo produciría cambios de rutas, sinónimo de mayor contaminación, y falta de competitividad de los países gravados”. Además destacó la capacidad de auto-gestión del sector aéreo, ya que desde el inicio ha priorizado la seguridad y el desarrollo de nuevas tecnologías que optimicen la eficacia del transporte.

Como continuación a los temas expuestos, se anunció una segunda conferencia sobre los Avances Aeronáuticos actuales y los proyectos futuros para la reducción de la huella de carbono.

Archivado en:

Los mejores vídeos