Las corrientes atlánticas se debilitan, ¿Cuáles serán sus consecuencias?

Los científicos alertan de las graves consecuencias para Europa y la costa este de EEUU de la debilitación del sistema que sustenta la Corriente del Golfo.

La circulación del Océano Atlántico que sustenta la Corriente del Golfo, el sistema meteorológico que proporciona un clima cálido y templado a Europa, está en su punto más débil en más de un milenio, y el colapso climático es la causa probable, según nuevos datos.

El debilitamiento de las corrientes atlánticas (AMOC, Atlantic meridional overturning circulation) podría dar lugar a más tormentas que azoten el Reino Unido, inviernos más intensos y un aumento de las olas de calor y sequías dañinas en toda Europa.

Nos esperan inviernos más intensos, olas de calor y sequías en toda Europa

Los científicos predicen que el AMOC se debilitará aún más si continúa el calentamiento global, y podría reducirse entre un 34% y un 45% para fines de este siglo, lo que podría acercarnos a un "punto de inflexión" en el que el sistema podría volverse irrevocablemente inestable. Una corriente del Golfo debilitada también elevaría el nivel del mar en la costa atlántica de los EEUU, Con consecuencias potencialmente desastrosas.

Si continúa el calentamiento global, a finales de este siglo el sistema podría volverse irrevocablemente inestable

Stefan Rahmstorf, del Instituto de Potsdam para la Investigación del Impacto Climático, coautor del estudio publicado en Nature Geoscience, explicaba en The Guardian que un AMOC debilitado aumentaría el número y la gravedad de las tormentas que azotan Gran Bretaña y traerá más olas de calor a Europa.

Afirmó que la circulación ya se había ralentizado en aproximadamente un 15% y se estaban viendo los impactos. "En 20 a 30 años es probable que se debilite aún más, y eso inevitablemente influirá en nuestro clima, por lo que veríamos un aumento en las tormentas y olas de calor en Europa, y el nivel del mar aumentará en la costa este de los Estados Unidos".

El debilitamiento actual no se había visto durante al menos los últimos 1.000 años

Tras estudiar sedimentos, núcleos de hielo de Groenlandia y otros datos indirectos que revelaron patrones climáticos pasados, Rahmstorf y científicos de la Universidad de Maynooth en Irlanda y el University College de Londres concluyeron que el debilitamiento actual no se había visto durante al menos los últimos 1.000 años.

corriente golfo

Los vientos y el deshielo también mandan

El AMOC es una gran parte de la Corriente del Golfo, a menudo descrita como la "cinta transportadora" que trae agua caliente desde el ecuador. Pero el sistema meteorológico no se rompería por completo si la circulación oceánica se volviera inestable, porque los vientos también juegan un papel clave. La circulación se ha interrumpido antes, en diferentes circunstancias, por ejemplo, al final de la última edad de hielo.

Normalmente, las temperaturas muy frías sobre el Ártico crean un vórtice polar que mantiene un chorro constante de corrientes de aire que mantienen ese aire frío en su lugar. Pero las temperaturas más altas en el Ártico han dado lugar a una corriente en chorro débil y errante, que ha ayudado a que el clima frío se extienda mucho más al sur en algunos casos, mientras que ha traído un clima más cálido al norte en otros, lo que contribuye a los extremos en el clima visto en el Reino Unido, Europa y Estados Unidos en las últimas semanas.

El aumento de las temperaturas árticas debilita las corrientes que mantienen el aire frío en su lugar

De manera similar, la Corriente del Golfo se ve afectada por el derretimiento del hielo ártico, que arroja grandes cantidades de agua fría al sur de Groenlandia, interrumpiendo el flujo del AMOC. Los impactos de las variaciones en la corriente del Golfo se observan durante períodos mucho más largos que las variaciones en la corriente en chorro, pero también traerán un clima más extremo a medida que el clima se calienta.

Además de provocar un clima más extremo en Europa y la costa este de los EEUU, El debilitamiento del AMOC podría tener graves consecuencias para los ecosistemas marinos del Atlántico, alterando las poblaciones de peces y otras formas de vida marina.

Fuente: Nature Geoscience / The Guardian

Los mejores vídeos