Madrid registra los valores horarios de dióxido de nitrógeno más bajos de su historia

Madrid ha cumplido por segundo año consecutivo el Valor Límite Horario (VLH) de dióxido de nitrógeno (NO2) que establece la directiva europea en materia de calidad del aire, con valores máximos menos elevados que otros ejercicios, incluido 2020, el año de la pandemia.

Madrid espera cumplir en 2022 definitivamente con la directiva europea  sobre calidad del aire.
Madrid espera cumplir en 2022 definitivamente con la directiva europea sobre calidad del aire.

Europa establece que, para la protección de la salud, no se puede rebasar el Valor Límite Horario (VLH) los 200 microgramos por metro cúbico más de 18 veces al año en una misma estación.

El VLH se superó en Madrid en 2017 en siete estaciones; en 2018, en dos estaciones, y en 2019, en una, plaza Elíptica, rebasando hasta en 47 ocasiones los 200 μg/m3. En 2020, se quedó por debajo del límite, con 13 superaciones y en 2021 se ha reducido hasta las 11. Esta mejora permite disminuir los riesgos para la salud de los ciudadanos, sobre todo de los colectivos más vulnerables: mayores, niños y personas con patologías respiratorias.

La capital registró hasta el pasado 20 de diciembre los valores más bajos de dióxido de nitrógeno (NO2) de su historia en plaza Elíptica

Para el dióxido de nitrógeno (NO2), la normativa europea también establece que hay que cumplir el Valor Límite Anual (VLA), que fija en 40 μg/m3 el máximo permitido. Este año, como en 2020, se ha superado por centésimas, alcanzando los 40,63 μg/m3 en plaza Elíptica.

La capital registró hasta el pasado 20 de diciembre los valores más bajos de dióxido de nitrógeno (NO2) de su historia en plaza Elíptica desde que se rige, como el resto de las ciudades europeas, por la directiva 2008/50/CE del Parlamento Europeo y del Consejo de 21 de mayo de 2008 relativa a la calidad del aire ambiente y una atmósfera más limpia en Europa para reducir la contaminación.

Sin embargo, tras encadenarse varios días de ventilación muy desfavorable desde mediados de diciembre, extremo que llevó a activar el escenario 1 del Protocolo para episodios de contaminación durante los días 16 y 17 de ese mes, finalmente se ha rebasado el Valor Límite Anual en esta estación por unas centésimas.

La mejora de la calidad del aire en Madrid este año pasado repercute en la salud de los vecinos.
La mejora de la calidad del aire en Madrid este año pasado repercute en la salud de los vecinos.Foto: IStock.

Factores que influyen en la contaminación

La situación geográfica de Madrid genera una desventaja respecto a otras ciudades, ya que anualmente se producen, de octubre a marzo, episodios de inversión térmica, un proceso natural que afecta a la circulación del aire en las capas bajas de la atmósfera. Aunque por sí solo este fenómeno no entraña un riesgo para la salud, aumenta los efectos de la contaminación al dificultar la ventilación atmosférica e incrementa el NO2, generando peores registros en las estaciones de calidad del aire que en otros lugares del territorio español.

En 2021 las cifras de tráfico aumentaron respecto a 2020 y, sin embargo, el pasado año mejoraron los registros de NO2 para el VLH respecto a 2020

Para tener en cuenta la importancia que tiene la ventilación atmosférica en los datos de calidad del aire de la capital, se puede observar que en 2021 las cifras de tráfico aumentaron respecto a 2020 y, sin embargo, el pasado año mejoraron los registros de NO2 para el VLH respecto a 2020. El tráfico en noviembre de 2021 en M-30 fue un 17,1 % superior a 2020 y un 13,7 % superior en el viario urbano. Respecto a 2019, un -1,1 % y un -8,5 %, respectivamente.

Pero, además de este factor, influye directamente la presencia de menos contaminantes en aire gracias a la transición que se está produciendo hacia flotas de vehículos cada vez más limpias, tanto de particulares como de mercancías y de transporte público; también la rebaja de contaminantes gracias a los cambios que se están produciendo hacia sistemas de climatización más eficientes.

El tráfico en noviembre de 2021 en M 30 fue un 17,1 % superior a 2020
El tráfico en noviembre de 2021 en M 30 fue un 17,1 % superior a 2020. Foto: IStock.

Dada la importancia de este factor en la calidad del aire de Madrid, el Ayuntamiento mantiene este año las ayudas Cambia 360 para la renovación de flotas e instalaciones térmicas y de climatización hacia otras menos contaminantes.

2022, el año con más medidas implantadas para paliar la contaminación

El Gobierno municipal espera cumplir definitivamente con la directiva europea en 2022, gracias a todas las medidas que se han implementado y se van a poner en marcha con Madrid 360.

En este ejercicio, las políticas que más impacto tendrán en la reducción de emisiones contaminantes estarán en vigor gracias a la aprobación en 2021 de las dos principales ordenanzas que sustentan la Estrategia de Sostenibilidad Madrid 360, la Ordenanza de Calidad del Aire y Sostenibilidad y la Ordenanza de Movilidad Sostenible (OMS).

Ha quedado prohibido el funcionamiento de las calderas de carbón desde el 1 de enero de 2022

Con éstas. entre otras actuaciones, ha quedado prohibido el funcionamiento de las calderas de carbón desde el 1 de enero de 2022. Esta medida permitirá reducir 90 toneladas anuales los óxidos de nitrógeno (NOx) hasta 2023, junto a la sustitución de las calderas de gasóleo, gracias también a los 25,8 millones de euros de las ayudas Cambia 360 que el Ayuntamiento ha habilitado para los ciudadanos desde 2020.

En Madrid, ya están en funcionamiento  tres zonas de bajas emisiones.
En Madrid, ya están en funcionamiento tres zonas de bajas emisiones.

Con la OMS, desde el 1 de enero ya están en funcionamiento las tres zonas de bajas emisiones de la ciudad (Madrid ZBE, la Zona de Bajas Emisiones de Especial Protección -ZBEDEP- Plaza Elíptica y la ZBEDEP Distrito Centro), que reducirán hasta 1.000 toneladas anuales de NOx hasta 2023, gracias a la restricción a los vehículos con clasificación ambiental A que representan el 18 % de los recorridos que se producen en la ciudad diariamente.

En 2019, el transporte por carretera contribuyó en un 42,1 % a las emisiones totales de los óxidos de nitrógeno (NOx) en el municipio, según el Inventario de Emisiones municipal. Por eso, Madrid 360 focaliza las restricciones en los vehículos más contaminantes, los A (motor diésel matriculados antes del año 2006 o gasolina previos al año 2000). Estos vehículos, sin distintivo ambiental de la DGT, emiten de media para el municipio de Madrid 1,6 veces más gases que un vehículo con clasificación ambiental B; 7,2 veces más que un vehículo con clasificación ambiental C y 47 veces más que un vehículo con clasificación ambiental ECO.

Los mejores vídeos