Las zonas urbanas, vehículos eléctricos y energía renovable en el centro de la nueva Ley

El anteproyecto de la nueva Ley de Cambio Climático y Transición Energética busca blindar las zonas urbanas declaradas bajas en emisiones y las medidas municipales deberán contar con el visto bueno de administraciones estatales o autonómicas competentes".

La nueva Ley de Cambio Climático y Transición Energética busca ciudades más limpias y amables.
La nueva Ley de Cambio Climático y Transición Energética busca ciudades más limpias y amables.

Ya ha sido presentado al Consejo Asesor de Medio Ambiente (CAMA), el borrador de la nueva Ley de Cambio Climático y Transición Energética dentro de los trámites previos a su remisión al Consejo de Ministros antes de iniciar su tramitación parlamentaria.

Entre sus novedades cabe destacar la férrea vigilancia sobre las zonas urbanas de bajas emisiones y el hecho de que los municipios de más de 50.000 habitantes y los territorios insulares habrán de impulsar medidas de movilidad eléctrica compartida.

Estos municipios de más de 50.000 habitantes y los territorios insulares deberán establecer sus zonas de bajas emisiones antes de 2023.

La ministra Ribera ya anunció que llevaría la nueva Ley al Parlamento durante sus primeros 100 días de mandato y prevé que esto se cumpla para mediados de marzo.

En 2030, el 70% de la electricidad tendrá que ser renovable.
En 2030, el 70% de la electricidad tendrá que ser renovable.

Otro punto importante de la nueva Ley será el mapa informativo de puntos de recarga para vehículos eléctricos, además que será obligatorio instalar al menos un punto de recarga rápida de 50 kW en las estaciones de servicio con un volumen de ventas superior a los cinco millones de litros de gasóleo y gasolina. Esto supone el 9% de las gasolineras de España.

Zonas urbanas de bajas emisiones y puntos de recarga conforman algunas de las novedades de la Ley

La Ley en su conjunto persigue reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, al menos un 20% en 2030, para llegar a cero emisiones en 2050.

2030 es también la fecha máxima para que el 70% de la electricidad sea generada por energías renovables, y que al menos el 35 % del consumo final de energía provenga de esas fuentes de energía.

Todo ello deberá ir acompañado, obviamente, de un presupuesto acorde y para ello, en los presupuestos generales del Estado los objetivos climáticos y la transición energética tendrán una partida equivalente a la que se acuerde en la Unión Europea (UE), siempre superior en un 20% a la anteriormente fijada.

Los mejores vídeos