6 Claves para diferenciar el cristal del vidrio

Vidrio y cristal son dos materiales habituales, de aspecto parecido pero muy diferentes, totalmente reciclable en el caso del vidrio y no reciclable en el caso del cristal. Pero llegado el momento de deshacernos de ellos pueden surgir dudas de si es cristal o vidrio y, por tanto, sobre dónde debemos depositarlo.

Frente al cristal, el vidrio es 100% reciclable. Foto: iStock
Frente al cristal, el vidrio es 100% reciclable. Foto: iStock

Muchas son las dudas que se nos presentan a la hora de reciclar artículos cotidianos, como puede ser vidrio, que en muchas ocasiones confundimos con el cristal.

Pero no son iguales, no tienen la misma composición y, por tanto, no se pueden reciclar de la misma forma. Es por ello que los vidrios van al contenedor verde pues son 100% reciclables, y los cristales hemos de tirarlos en el contenedor gris o llevarlos al punto limpio porque no se pueden reciclar.

Pero muchas veces nos hemos visto con un objeto en la mano del que nos queremos deshacer y lo miramos sin saber exactamente dónde lo debemos tirar.

Porque la mayoría de vasos de cristal que utilizamos son de vidrio y no de cristal. Casi todas las vajillas están hechas de este material, así como los envases de alimentación, botellas y tarros. Las copas normalmente son de cristal, ¡pero también las encontramos de vidrio!

Cristal y vidrio y su composición

El cristal es un sólido perfecto que contiene óxido de plomo, el cual posee una estructura atómica regular, es decir, al tener sus componentes “ordenados” da lugar a formas definidas y simétricas. Además, son creados por la naturaleza a través de la cristalización de gases.

Por su parte, el vidrio es fabricado y presenta una estructura irregular. Sus componentes no están sujetos a reglas, resultado de la fusión de distintas materias primas (sílice, sosa y caliza) y su disposición aleatoria.

El vidrio es más grueso, rugoso y menos transparente y "sonoro" que el cristal.
El vidrio es más grueso y rugoso y menos transparente y "sonoro" que el cristal.

Ventajas del vidrio

El vidrio es 100% reciclable, es decir, que se puede fundir de nuevo sin perder cantidad ni calidad. Para ello, debemos depositar los objetos de vidrio en el contenedor verde, en este post os mostramos dónde tirar los vasos.

El cristal, en cambio, no puede reciclarse. El óxido de plomo que contiene el cristal necesita una temperatura de fundición mucho mayor que la del vidrio, por lo que no se puede fundir en los mismos hornos. El cristal, puesto que no es reciclable, deberá desecharse en el contenedor gris o, si se trata de objetos grandes como ventanas y espejos, en los puntos limpios.

Sea de vidrio o de cristal, antes de desechar estos materiales siempre debemos pensar de qué forma reutilizarlos y darles una segunda vida. Las botellas de vidrio se pueden transformar en maceteros y los tarros en portalápices ¡o incluso en portavelas! Con un poco de imaginación estos objetos pueden tener multitud de salidas.

¿Qué se hace con ello después?

Tras su reciclaje, los productos hechos de vidrio se transforman en nuevos envases de vidrio como botellas, tarros o frascos. Aunque también pueden hacerse objetos de menaje, como jarrones.

6 claves para diferenciar cristal y vidrio

1.- El cristal es más fino que el vidrio, su grosor es menor.

2.- El cristal es más transparente, y cuanto más plomo contenga, mayor transparencia.

3.- Visto a contraluz, el cristal brilla y hasta produce un efecto arcoíris. Con el vidrio no sucede nada. El plomo vuelve a ser el culpable.

4.- Compara su peso, porque el cristal es más pesado. Y si su contenido en plomo es mínimo o nulo y engaña al peso, a contraluz seguirá brillando.

5.- Por su proceso de modelado, el cristal tiene una superficie más lisa y redonda, el vidrio es más áspero.

6.- Al golpear el borde con el dedo, el cristal produce un sonido largo y melodioso, mientras en el vidrio el sonido será corto.

Archivado en:

Los mejores vídeos