8 retos individuales en el Día Mundial de la Eficiencia Energética

Utilizar una fuente de energía limpia es un objetivo que se queda cojo si no va acompañado de una coherente eficiencia energética. ¿Qué podemos hacer cada ciudadano para alcanzarla?

Hoy celebramos el Día Mundial de la Eficiencia Energética, y comenzamos presentándote 8 retos que nos ayudarán a evitar el despilfarro energético en nuestro día a día:

1.- Usa bombillas de bajo consumo (LED) y evita dejarlas encendidas si no les estás dando uso.

2.- Asegúrate de no dejar enchufados los cargadores de teléfonos, tablets, electrodomésticos, etc.

iStock 940037386

3.- Lava y plancha la ropa, si es posible, de una sola vez para ahorrar energía.

4.- Apagar todos aquellos equipos que no estés usando: ordenadores, televisores, etc.

5.- Aprovecha al máximo la luz natural para evitar el uso desmedido de la luz artificial.

7.- Disminuye el uso de vehículos particulares y optar por otros medios de transporte.

8.- Mantener bien cerradas puertas y ventanas cuando estés usando la calefacción o aire acondicionado.

Eficiencia energetica 210305 03

Además, te proponemos consultar la Guía de eficiencia energética básica del ciudadano, una publicación de EnerAgen, asociación sin ánimo de lucro, cuyos fines son promover, fortalecer y asegurar el papel de las agencias de energía a cualquier nivel, de manera especial en la Unión Europea, respetando el ámbito competencial de cada una de ellas, consiguiendo así una promoción del uso racional de la energía, la eficiencia energética y las energías renovables para la mejora del medio ambiente y para contribuir al desarrollo sostenible.

La Agencia Energética Municipal de Pamplona (AEMPA) ha liderado un Grupo de Trabajo formado por la Agencia Andaluza de la Energía, la Fundación Asturiana de la Energía (FAEN) y el Ente Regional de la Energía de Castilla y León (EREN), para la elaboración de una serie de publicaciones relacionadas con la nueva normativa de edificios (Código Técnico de la Edificación).

Esta publicación forma parte de una serie constituida por cuatro publicaciones, de las cuales tres están dirigidas a profesionales, y una a los ciudadanos. El objetivo de la publicación dirigida a los ciudadanos es brindar información básica para la compra, uso y mantenimiento energético de los edificios, así como ofrecer a aquellas personas que quieran introducir modificaciones en su vivienda, las pautas necesarias para la mejora energética del hogar.

La Guía de eficiencia energética básica del ciudadano está estructurada en ocho capítulos, en los que se explica la presencia de la energía en la vida de los ciudadanos y de forma especifica en las viviendas, las consecuencias medioambientales del consumo de energía, las posibilidades de ahorro energético en las viviendas, el marco normativo y las exigencias energéticas aplicables a las viviendas, así como información técnica, económica y medioambiental de interés para los usuarios y relativa al diseño, los materiales, los equipamientos, el uso, el mantenimiento, los costes, el ahorro y las emisiones de CO2.

Los mejores vídeos