¿Cómo afectará el COVID-19 al sector energético?

El COVID-19 afecta a todos los aspectos de nuestra vida, incluido el sector energético, en el que además de una caída de la demanda se prevé que las energías renovables serán las únicas que registren un crecimiento, aunque menor que en años anteriores.

COVID-19 y energías renovables. Foto: iStock
COVID-19 y energías renovables. Foto: iStock

El nuevo informe Global Energy Review 2020 de la Agencia Internacional de la Energía (IEA) ofrece una visión del impacto de la pandemia del COVID-19 en el sector energético mundial. Para este año se prevé una caída de la demanda de un 6% y una disminución anual récord de las emisiones de carbono de casi un 8%. Además, según el informe, las energías renovables se convertirán en la única fuente de energía que crecerá en 2020, aunque este aumento será menor que en años anteriores.

Basado en un análisis de más de 100 días de datos reales en lo que va de año, el documento incluye estimaciones de cómo es probable que evolucionen las tendencias de consumo de energía y emisiones de dióxido de carbono (CO2) durante el resto de 2020.

Las proyecciones del informe sobre la demanda de energía y las emisiones relacionadas con la energía para este año se basan en suposiciones de que los bloqueos implementados en todo el mundo en respuesta a la pandemia se aliviarán progresivamente en los próximos meses en la mayoría de los países, acompañados de una recuperación económica gradual.

Caída de la demanda de energía

El informe proyecta que la demanda de energía caerá un 6% en 2020, según la IEA siete veces la disminución después de la crisis financiera mundial de 2008. Las economías avanzadas experimentarían los mayores descensos, con una caída de la demanda del 11% en la Unión Europea y del 9% en Estados Unidos.

El impacto de la crisis en la demanda de energía depende en gran medida de la duración y la rigurosidad de las medidas para frenar la propagación del virus. Por ejemplo, la AIE descubrió que cada mes de cierre mundial en los niveles observados a principios de abril se reduce la demanda anual de energía global en aproximadamente un 1,5%.

Protagonismo de las energías renovables

A su vez, las medidas de bloqueo están impulsando un cambio importante hacia fuentes de electricidad bajas en carbono, incluidas la energía eólica, la solar fotovoltaica, la hidroeléctrica y la nuclear. Después de superar al carbón por primera vez en 2019, el informe Global Energy Review 2020 predice que las fuentes bajas en carbono ampliarán su liderazgo este año para alcanzar el 40% de la generación mundial de electricidad, 6 puntos porcentuales por delante del carbón.

Las fuentes bajas en carbono ampliarán su liderazgo este año para alcanzar el 40% de la generación mundial de electricidad

De esta manera, las energías renovables se convertirán en la única fuente de energía que crecerá en 2020, y se prevé que su participación en la generación mundial de electricidad aumentará gracias a su acceso prioritario a las redes y a los bajos costos operativos.

A pesar de las interrupciones de la cadena de suministro que han pausado o retrasado el despliegue en varias regiones clave este año, la energía solar fotovoltaica y la eólica están en camino de ayudar a aumentar la generación de electricidad renovable en un 5% en 2020, ayudado por una mayor producción de energía hidroeléctrica.

No obstante, a pesar de la capacidad de recuperación de las energías renovables en la generación de electricidad en 2020, las predicciones de la Agencia Internacional de la Energía revelan que su crecimiento será menor que en años anteriores.

Por otro lado, el informe también revela que la demanda de electricidad del carbón y el gas natural se ve cada vez más presionada entre la baja demanda general de energía y el aumento de la producción de energías renovables. Como resultado, la participación combinada de gas y carbón en la combinación de energía global se reducirá en 3 puntos porcentuales en 2020 a un nivel no visto desde el año 2001.

Los mejores vídeos