Día de la Gastronomía sostenible: ¿cuál es la huella ambiental de tu comida?

Cualquier actividad que realicemos, hasta respirar, implica un sumando en nuestra huella ambiental, en la que la alimentación suma una importante partida, por lo que saber elegir lo que comemos es una potente herramienta personal para combatir la crisis climática.

El impacto medioambiental anual de la alimentación de cada español supone la emisión de 1.900 kilos de dióxido de carbono, una huella hídrica de cerca de un millón de litros de agua y un uso de la tierra de alrededor de 3.400 metros cuadrados, por lo que “nuestra alimentación es una potente herramienta para combatir la crisis climática”.

Así lo han puesto de manifiesto el director general de Upfield España, Jordi Fábregas, y la directora de Proveg España, Cristina Rodrigo, en vísperas de la celebración del Día de la Gastronomía Sostenible.

Las medidas necesarias para reactivar la economía “deben alinearse con las grandes transformaciones que exige la lucha contra el cambio climático, como es la urgente revisión del coste ambiental de nuestros hábitos alimentarios”, han advertido ambos expertos en una tribuna publicada en #CreadoresdeOpiniónVerde @cdoverde Efeverde.

El impacto de la alimentación en el medio ambiente, apuntan, “podría verse reducido en base a una simple decisión: priorizar productos de origen vegetal frente a productos de origen animal, entre los más consumidos, carne, leche, quesos o mantequilla”.

Si se redujera a la mitad la ingesta de alimentos de origen animal, se reducirían, a su vez, un 36 % las emisiones, un 17 % la huella hídrica y un 30 % el uso de la tierra

Esta decisión individual “da lugar a un enorme cambio colectivo, pues implica que, si se redujera a la mitad la ingesta de alimentos de origen animal, se reducirían, a su vez, un 36 % las emisiones, un 17 % la huella hídrica y un 30 % el uso de la tierra”, explican.

“Prescindir del consumo de productos de origen animal durante una semana podría suponer un ahorro equivalente a evitar las emisiones que se producen al conducir 207 kilómetros, el desperdicio de agua causado al tirar de la cadena 500 veces y preservar 40 metros cuadrados de bosque”, indican.

La dieta de base vegetal, como reflejan los datos, “no solo disminuye sustancialmente nuestro impacto medioambiental, sino que mejora nuestra salud y garantiza el bienestar de todos los animales del planeta“, aseguran.

Los hábitos alimentarios de los españoles durante el confinamiento, según el último estudio realizado por Upfield, señalan que “los jóvenes lideran el cambio en el patrón de alimentación del 70 % de los españoles hacia una dieta basada en productos de origen vegetal, más consciente y respetuosa con el medio ambiente”.

Los consumidores de productos vegetales conforman una porción de mercado que, según las cifras de la consultora internacional Markets and Markets, se prevé que crezca a una tasa anual de alrededor del 15 %, llegando a casi los 28.000 millones de dólares en los próximos cinco años, han concluido.

Los mejores vídeos