ODS 2: Protección natural y sostenible para alargar la vida de los alimentos

Sólo en Estados Unidos, 200 millones de huevos terminan en la basura, y en el mundo se desperdicia un tercio de los alimentos producidos, a pesar de esto, hay escasez de comida y hemos de solucionarlo, lograr el ODS 2, sin modificaciones genéticas, recubrimientos no comestibles o aditivos químicos para preservarlos y conseguir un Planeta sostenible.

Planeta 2030

Pulickel Ajayan encabeza un equipo de investigación de la Universidad de Rice, que ha desarrollado un recubrimiento de un espesor de micras que resuelve problemas tanto para el producto como para sus consumidores, así como para el medio ambiente.

Para ello han utilizado huevos, de los que se tiran hasta 200 millones sólo en Estados Unidos cada año, como base de un recubrimiento económico que alarga la vida útil de frutas y verduras perecederas.

Cuando el recubrimiento se aplicó mediante pulverización o inmersión, mostró una notable capacidad para resistir la pudrición durante un período prolongado, comparable a los recubrimientos estándar como la cera, pero sin algunos de sus problemas inherentes.

"Reducir la escasez de alimentos de manera que no implique modificaciones genéticas, recubrimientos no comestibles o aditivos químicos es importante para una vida sostenible", dijo Ajayan. "El trabajo es una notable combinación de esfuerzos interdisciplinarios que involucran a ingenieros de materiales, químicos y biotecnólogos de múltiples universidades de los Estados Unidos".

Además de ser comestible, el recubrimiento multifuncional retarda la deshidratación, proporciona protección antimicrobiana y es, en gran medida, impermeable al vapor de agua para retrasar la deshidratación, y al gas para evitar la maduración prematura. El revestimiento es totalmente natural y se lava con agua.

Si alguien es sensible al recubrimiento o tiene alergia al huevo, puede eliminarlo fácilmente

Las claras de huevo (albúmina) y las yemas representan casi el 70 por ciento del recubrimiento. La mayor parte del resto consiste en celulosa a nanoescala extraída de la madera, que sirve como barrera al agua y evita que el producto se marchite, una pequeña cantidad de curcumina, por sus poderes antimicrobianos, y un toque de glicerol para agregar elasticidad.

Las pruebas de laboratorio en fresas, aguacates, plátanos y otras frutas recubiertas por inmersión mostraron que mantuvieron su frescura mucho más tiempo que los productos sin recubrimiento. Las pruebas de compresión mostraron que la fruta recubierta era significativamente más rígida y más firme que la no recubierta, así como la capacidad del recubrimiento para mantener el agua en el producto, lo que ralentiza el proceso de maduración.

Un análisis de las películas independientes del recubrimiento mostró que es extremadamente flexible y capaz de resistir el agrietamiento, lo que permite una mejor protección del producto. Las pruebas de las propiedades de tracción de la película demostraron que es tan resistente como otros productos, incluidas las películas sintéticas utilizadas en el envasado de productos. Pruebas posteriores demostraron que el recubrimiento no es tóxico, y las pruebas de solubilidad mostraron que una película más gruesa de lo normal es lavable. Enjuagar en agua durante un par de minutos puede desintegrarlo por completo.

Los investigadores continúan refinando la composición del recubrimiento y están considerando otros materiales de origen. "Elegimos proteínas de huevo porque se desperdician muchos huevos, pero eso no significa que no podamos usar otros", dijo el coautor Muhammad Rahman. De hecho, el equipo está probando proteínas que podrían extraerse de plantas en lugar de productos animales para hacer recubrimientos.

         

 

Archivado en:

Los mejores vídeos