Mi huerto.0 ¿Te atreves a tener un huerto en casa y crecer en sostenibilidad?

Crecer en sostenibilidad debería ser una meta común para todos los que habitamos el Planeta, buscando día a día pequeños logros que nos acerquen a ella. Por eso, hoy te proponemos crear un huerto en casa desde 0, posible aunque vivas en un piso… siempre que haya sol y agua.

Crear un huerto en casa es una excelente iniciativa para crecer en sostenibilidad.
Crear un huerto en casa es una excelente iniciativa para crecer en sostenibilidad.

La comida es uno de los elementos clave en todo programa de sostenibilidad, y las vías y modos de alimentarnos despliegan innumerables formas de ser amables con el medio ambiente.

El consumo de menos animales está, indudablemente, en la base de una alimentación “eco-friendly”, aunque a los carnívoros nos cueste separarnos de esos alimentos. Bueno, tampoco hay que dejar de darse un capricho de vez en cuando, pero sí debemos hacer de las frutas, verduras, hortalizas, legumbres, y todo lo que nos de la tierra, la base de nuestra alimentación.

Llegados a esta conclusión, convencidos de su conveniencia en pro de la sostenibilidad y dispuestos a cuidar de la única “casa” que tenemos, tomaremos nota de algunas cuestiones como “productos frescos” y “mercado cercano”.

Sol, agua, contenedor, sustrato y plantones serán los elementos necesario para nuestro Huerto.0.
Sol, agua, contenedor, sustrato y plantones serán los elementos necesario para nuestro Huerto.0.

Bien, y vamos de lleno al asunto. ¿Qué podemos encontrar más fresco y más cercano que lo que podamos cultivar en nuestra propia casa? Y desterremos la idea de que para tener un huerto hemos de contar con un gran terreno, maquinaria específica y horas y horas para trabajar en él.

El huerto en casa es posible, y el urbano también. ¿Terraza, ventana, patio, pequeño jardín? Cualquier opción es válida con tal de que contemos con los dos únicos ingredientes básicos: sol y agua.

¿Dispuestos a subir las estrellas de sostenibilidad en nuestra alimentación?

Pues… ¡manos a la obra!

Lo primero, buscar un rincón soleado. Si este sólo existe en una ventana, no hay problema, con un buen macetero nos bastará para arrancar… ya nos las ingeniaremos para hacerlo crecer, vertical u horizontalmente. Lo importante es que nuestro rincón verde disponga de luz solar directa.

Tendremos que sopesar el número de horas de sol de las que disfrutará nuestra plantación, ya que si son inferiores a las 5-6 horas habrá que optar por cultivos de primavera-verano y poco exigentes en este punto.

La disponibilidad de sol es lo único que puede condicionar nuestro Huerto.0, lo demás es solventable.
La disponibilidad de sol es lo único que puede condicionar nuestro Huerto.0, lo demás es solventable.

Si ya nos imaginamos cómo van a crecer nuestras verduras al sol, la clave para que se haga realidad es disponer de agua para el riego. Si tenemos la suerte de disponer de una toma de agua en nuestra terraza o patio, perfecto, podremos instalar un sistema de goteo que borre la necesidad de estar pendientes de regara nuestras plantas. Pero si no es así porque estamos aprovechando un balcón o una ventana, tampoco hay que agobiarse, una regadera nos bastará. Y os aseguro que ver crecer nuestro huerto nos hará pasar horas mirándolo, así que no nos costará mucho echarles un poco de agua de vez en cuando. Y si salimos un fin de semana largo fuera de casa, hay algunas formas de prever el riego.

Y solventados el tema del sol y del agua, sólo nos quedan los recipientes. Este punto estará en función del espacio disponible. Si tenemos el suficiente espacio podemos hacer bancales y rellenarlos con tierra, si no recurriremos a las jardineras o recipientes reciclados. Sólo deberemos tener en cuenta que hay cultivos con menos raíces que otros, por lo que en función de esto necesitaremos más o menos profundidad y amplitud en nuestros contenedores.

Para cultivar en maceteros sólo deberemos tener en cuenta las necesidades de amplitud de la planta.
Para cultivar en maceteros sólo deberemos tener en cuenta las necesidades de amplitud de la planta.

A llenar de verde nuestra terraza

Con toda la infraestructura organizada, sólo nos quedan unos pequeños pasos para convertir nuestra terraza, balcón o ventana en un vergel.

Entramos pues en materia orgánica, llenar nuestros bancales o maceteros con tierra. Antes hemos de tener la precaución de poner gravilla en sus fondos, ya que esto evitará que se encharque y las plantas de ahoguen.

Como estamos tratando con pequeños contenedores, lo mejor es que utilicemos sustrato en lugar de tierra, ya que así nos aseguraremos de que tenga una buena aireación, no retengan el agua y aporte nutrientes, además de que es más ligero.

Para estrenar tu Huerto.0 elige un cultivo fácil y resistente a las plantas, como lechugas o rabanitos.
Para estrenar tu Huerto.0 elige un cultivo fácil y resistente a las plantas, como lechugas o rabanitos.

Sólo nos queda la planta. Aquí podemos encontrarnos con el dilema de semilla o platón, y aunque lo de tener nuestros propios semilleros y ver como va creciendo el primer tallito puede ser apasionante, si queremos tener una mayor seguridad en el desarrollo de nuestros primeros cultivos, mejor decantarnos por los plantones.

Y mejor si empezamos por algo fácil, como rabanitos o lechugas, poco propensos a las plagas.

¡Mucho ánimo y suerte con vuestro huerto en casa!

Archivado en:

Los mejores vídeos