Un futuro no tan lejano: cargar el coche eléctrico en movimiento de forma inalámbrica

Dos investigadores de la Universidad de Stanford (EEUU), Shanhui Fan y Sid Assawaworrarit, han presentado una solución tecnológica que usa el magnetismo para transmitir electricidad y así cargar de forma inalámbrica robots, drones e incluso un coche eléctrico.

Como ya ocurría hace unos meses con la tecnología de carga eléctrica inalámbrica para camiones, probada en Suecia por la compañía Electreon, dos investigadores de la Universidad de Stanford avanzan ahora en la misma línea. Shanhui Fan y Sid Assawaworrarit, que llevan tres años trabajando en este ámbito, han presentado un sistema que podría recargar vehículos eléctricos mientras circulan en un artículo publicado en Nature Electronics.

Los cargadores inalámbricos transmiten electricidad creando un campo magnético que oscila a una frecuencia que crea una vibración resonante en bobinas magnéticas en el dispositivo receptor. El único inconveniente era que la frecuencia de resonancia se veía modificada si la distancia entre la fuente y el receptor cambia. En este sentido, los ingenieros explican en el artículo publicado cómo han aumentado la eficiencia del sistema al 92% mediante amplificadores precisos que permiten ajustar automáticamente la frecuencia.

Además, no representan un riesgo para la salud. «Incluso los que son lo suficientemente potentes para coches, producirían campos magnéticos que están dentro de las pautas de seguridad establecidas», sostiene Assawaworrarit.

Antecedentes del nuevo prototipo

Hace tres años, los dos investigadores de Stanford idearon un primer sistema capaz de recargar objetos en movimiento de forma inalámbrica.

Aunque podía transmitir electricidad incluso al cambiar la distancia entre fuente y receptor, mediante un amplificador y una resistencia de retroalimentación que permitía al sistema ajustar la frecuencia automáticamente, el amplificador usaba tanta electricidad internamente que para producir el efecto deseado solo transmitía el 10% de la potencia del sistema.

Aplicaciones a corto y largo plazo

A corto plazo, el nuevo prototipo presentado podría servir para recargar robots de forma inalámbrica mientras se mueven por almacenes y fábricas, de manera que estos dispositivos puedan trabajar prácticamente todo el día, sin tiempo de inactividad. Asimismo, permitirá que los drones vuelen todo el día mientras se recargan, bajando solo ocasionalmente.

La tecnología desarrollada ya está lista para cargar robots, aunque sería necesario “aumentar la potencia para recargar un coche en movimiento, pero no creo que sea un obstáculo serio”, explica Fan. Actualmente, el nuevo sistema es capaz de transmitir 10 W de electricidad de forma inalámbrica a una distancia de hasta 0,9 metros, y de acuerdo con los investigadores, podrá escalarse sin problema para transmitir la cantidad de kW que un vehículo necesita.

Fuente: SmartCity

Archivado en:

Los mejores vídeos