El vehículo eléctrico es, incluida su fabricación, más sostenible que el de combustión fósil

A pesar de lo que afirman sus detractores, el vehículo eléctrico es más sostenible, acumula menos emisiones de CO2, que el vehículo de combustión fósil, incluyendo su fabricación y la producción de electricidad necesaria.

La reducción de emisiones del vehículo eléctrico llega hoy día hasta el 70% frente a los de combustibles fósiles. Foto: iStock
La reducción de emisiones del vehículo eléctrico llega hoy día hasta el 70% frente a los de combustibles fósiles. Foto: iStock

Así lo han concluido un equipo de investigadores que ha publicado sus estudios en Nature Sustainability, convirtiéndose en un acicate para aquellos gobiernos que buscan la neutralidad climática, imponiéndose la expansión de la flota de vehículos eléctricos.

El elevado porcentaje de emisiones debidas al transporte hace que los vehículos eléctricos sean esenciales en este viaje hacia la sostenibilidad, como lo es la inversión en el estudio de las tecnologías necesarias para su desarrollo global, ya que en el conjunto cuenta tanto la eficiencia del vehículo como la forma de generar la energía necesaria para su funcionamiento y la eficiencia del suministro.

También se realizaron evaluaciones que demuestran que incluso donde la generación de electricidad aún involucra cantidades sustanciales de combustible fósil, se ahorró CO2 en comparación con los automóviles convencionales y el calentamiento de combustibles fósiles.

Descubrieron que en el 95% del mundo, los vehículos eléctricos y las bombas de calor domésticas, para las que se aplican las mismas conclusiones, generan menos dióxido de carbono que los automóviles o calderas que funcionan con combustibles fósiles. Las únicas excepciones son los países fuertemente dependientes del carbón, como Polonia.

Cuando la producción de energía es mayoritariamente limpia, la reducción de emisiones llega hasta el 70%

En países como Suecia, que obtiene la mayor parte de su electricidad de fuentes renovables, y Francia, que funciona en gran medida con energía nuclear, los ahorros de CO2 por el uso de automóviles eléctricos alcanzan hasta un 70% sobre sus homólogos convencionales.

Obviamente, no hemos de olvidar que aislar las casas y mejorar el transporte público siguen siendo objetivos importantes, lo que requiere tanto nuestra implicación como la de las autoridades correspondientes.

Archivado en:

Los mejores vídeos